Viñeros vuelve a Santa Catalina tras la rehabilitación del templo

Esta mañana informaba la Hermandad de Viñeros que desde hoy sus Sagrados Titulares vuelven a ocupar las capillas de su sede canónica. Los órganos directivos de la corporación decidieron días atrás que el Nazareno de Viñeros y la Virgen de Traspaso y Soledad regresaran cuanto antes a la Iglesia de la Aurora y Divina Providencia tras finalizar en esta las obras de rehabilitación que la han mantenido cerrada estos últimos meses. Así ha sido.

Las circunstancias que marcan la vida de la ciudad, inmersa en la fase 1 de desescalada por la pandemia de la Covid-19, han obligado a la Hermandad a realizar un traslado privado desde el Oratorio de las Penas en las últimas horas. El templo permanecerá cerrado hasta el lunes 1 de junio, momento en el que se volverán a abrir las puertas de las Catalinas en un horario todavía por fijar.

De las Catalinas al Oratorio, pasando por los Mártires

Durante los trabajos de reforma en Santa Catalina la Hermandad de Viñeros ha recibido culto en dos templos de su feligresía. La Parroquia de los Mártires fue su primer destino. El 10 de septiembre se celebró un breve y directo traslado hasta llegar a la Capilla Sacramental de la Iglesia. Allí permaneció hasta que la Diócesis de Málaga dio luz verde al proyecto de restauración de los Mártires y la corporación tuvo que buscar un nuevo destino.

El pasado 16 de enero tuvo lugar un nuevo traslado que llevó a los Sagrados Titulares al Oratorio de Santa María Reina y Madre de las Penas. A ambos lado del altar han recibido culto el Nazareno de Viñeros y la Virgen de Traspaso y Soledad hasta esta semana.