Los Mártires cerrará al culto por obras a principios de 2020

El Obispado continúa con el plan de mantenimiento en los templos de la ciudad. En los últimos años la Diócesis de Málaga ha puesto el foco en la conservación de su patrimonio. El curso pasado se destinó 3.498.194 euros en proyectos de restauración y rehabilitación como los que se realizaron en la Iglesia de Divina Pastora en el barrio de Capuchinos. A principios de 2020 le llegará el turno a los Santos Mártires, previsiblemente entre finales de enero y principios de febrero se iniciarán las obras.

Con el cierre de los Mártires, las imágenes que actualmente ocupan las capillas del templo tendrán que buscar provisionalmente otros lugares de culto. Es este el caso de cinco hermandades de pasión: Gitanos, Huerto, Pasión, Cena y Viñeros, esta última eventualmente situada en la capilla del Sepulcro por las obras en Santa Catalina. La corporación más afectada será la Archicofradía de Pasión, ya que habitualmente realizaba su salida procesional el Lunes Santo desde el interior de su sede canónica.

En las próximas semanas se espera que los órganos directivos de cada una de las cofradías decidan dónde acudir mientras se llevan a cabo las obras. Si se cumplen los tiempos previstos, será a pocos días de iniciar la cuaresma cuando se produzcan los traslados de las imágenes, previos al desalojo del templo. Entre los posibles destinos a los que pueden recurrir las hermandades está la Iglesia de San Julián, muy próxima a los Mártires y a la que ha acudido recientemente ‘El Rico’ en circunstancias similares al ser la sede de la Agrupación de Cofradías.