Alejandro Cerezo: «La Málaga cofrade está muy poco implicada en el día a día de sus hermandades»

Alejandro Cerezo, Hermano Mayor de los Dolores de San Juan | Facilitado por Alejandro Cerezo

Con la Cuaresma ya en marcha, en El Itinerario lazamos una serie de entrevistas a diferentes personalidades del mundo cofrade para acercarnos mejor al día a día previo a nuestra Semana Santa y hacer un repaso a la actualidad cofrade. Para comenzar, hemos podido hablar con Alejandro Cerezo, Hermano Mayor de la Archicofradía de los Dolores de San Juan y, junto a Francisco Muñoz, encargado del programa de Cuaresma de la Agrupación de Cofradías «Cultura San Julián».

«La idea fue del propio presidente, José Carlos Garín. Contactó conmigo y con el HM de Dolores del Puente para encabezar la comisión de cultura -que es la única, junto a horarios e itinerarios, con dos personas al frente-. A partir de esa propuesta pensamos en cómo podíamos dinamizar culturalmente la Agrupación. Se nos ocurrió entonces «Cultura San Julián», con una serie de actividades que se repartirán durante todo el año y que lanzamos esta Cuaresma»

¿Cómo se estructura el calendario de actividades este proyecto?

«Tiene tres pilares: mundo cofrade, música y exposiciones y una cuarta, que desarrollaremos durante el resto del año, de conexión con la ciudad. Buscaremos intentar que la Agrupación, su patrimonio y su historia estén presentes en cada una de las actividades que la ciudad genera de manera colectiva»

¿Ha sido muy difícil poner a todo el mundo de acuerdo?

«Ha sido trabajoso, difícil no. Casi todas las puertas a las que hemos pegado ha habido un sí definitivo. Ha habido que levantar muchos teléfonos pero todo el mundo ha visto con buenos ojos la propuesta»

¿Ha sido buena la respuesta de la Málaga cofrade hasta el momento?

«Sí pero permíteme hacer un matiz. La Agrupación tiene la obligación moral de ofrecer este tipo de actividades y que después vaya quien quiera, si van 5 bien y si van 50 pues mucho mejor. Pero esto hay que hacerlo. Dicho esto, la respuesta general está siendo bastante buena y en algunos casos se ha puesto hasta la bandera»

Muchas veces todos estos proyectos desaparecen cuando las personas se van, ¿hace falta estructurar mejor todas estas iniciativas?

«Eso es lo deseable, en todo el mundo de las cofradías. Esto no puede depender de las personas porque entonces no estamos consiguiendo que la institución ofrezca a la ciudad cosas con independencia de las personas que hayas. Parte de la formación cultural de los cofrades debe ir por ahí»

«Cada vez que se hace algo en las Hermandades, lo primero es decir los nombres de quien lo ha hecho posible. Eso es un defecto. Estoy convencido que habría muchos actos que tendrían una respuesta distinta si no apareciese el nombre de quienes lo promueven, tanto para bien como para mal»

¿Tenía Málaga un debe en el aspecto cultural en comparación con otras provincias?

«A pesar de todo lo que hemos hecho, lo tenía y lo sigue teniendo. El mundo cofrade necesita reactivarse, en las mismas hermandades es necesario despertar un sentimiento de pertenencia en sus hermanos y que no haya que estar cogiéndolos con lazo para que participen. Somos una ciudad muy simpática con su Semana Santa pero muy poco implicada con el día a día de sus hermandades. Ese cambio de sentido de pertenencia tiene un camino largo, pero nuestra obligación es fomentarlo»

Ante eso, hay muchos que defienden que es parte de nuestra idiosincrasia y que miramos mucho hacia fuera ¿qué se les puede responder?

«Creo que saben que están equivocados. Sevilla tiene una cultura cofrade porque se le ha educado, no porque nazcan así. Confío en que Málaga pueda hacerlo pronto. La única diferencia en idiosincrasia es la forma de llevar los tronos»

Buscando el lado positivo, ¿de qué deberíamos presumir más?

«En primer lugar, que somos un colectivo autocrítico. Es una virtud y es lo que ha permitido esta evolución. Nuestra Semana Santa hoy no tiene nada que ver con la de hace 30 años. Tanto en adquisiciones patrimoniales como en puesta en escena. No creo que otras ciudades se viesen en la postguerra con todo su patrimonio esquilmado y reconstruyeran con el criterio con el que lo hizo Málaga. Solo nos ha parado la falta de medios económicos; en cuanto hemos tenido más capacidad, lo hemos demostrado»

El Nazareno de la Pasión en las naves catedralicias | Arturo Higueras

Tras hablar del lado cultural toca el aspecto más religioso, ¿ayudan acciones como las del Cabildo Catedral de prohibir realizar estación de penitencia completa a algunas hermandades?

«A mi me parece una decisión desacertada, pero es un duelo que yo ya tenía hecho desde que se cambio el Recorrido Oficial. Lo que se hacía antes podía pasar porque solo se acercaban a la Catedral las hermandades que quisieran hacerlo. Entiendo que ahora se busca homogeneizar todas las estaciones de penitencia, yo considero que eso es un error. Igual que a carmelitas o dominicos no se les trata como «monjes», las hermandades no deberían ser tratadas todas por igual»

Hablabas del nuevo Recorrido Oficial, ¿crees que puede volver a haber un cambio?

«Yo ansío que el debate nunca se cierre. Como opinión personal, este recorrido oficial es un error. Claro que nos acabamos adaptando, si lo hacemos al urbanismo de la ciudad que cada día está peor como no lo vamos a hacer a esto. Hay un error de concepto, las calles por las que puede pasar un trono en Málaga son alrededor de un 20%»

Como Hermano Mayor de los Dolores de San Juan, ¿cómo vez la situación actual de la Archicofradía?

«Tenemos una sensación muy dulce, nos sentimos enormemente queridos por la ciudad. Hemos vivido una etapa en la que no era así. Cuando eres objetivo de tantas críticas y, en un plazo corto de tiempo, se convierte en referencia es una alegría. Si se puede reflejar en el número de hermanos, mucho mejor»

¿Sigue faltando algo de silencio el Viernes Santo?

«Nosotros no tenemos ninguna queja sobre el pueblo, notamos un respeto emocionante. La ciudad está lo suficientemente educada en ese aspecto. Habría que preguntarse si hay cofrades que están exigiendo al público más de lo ofrecen. A mi me da mucho coraje que una persona que está hablando todo el rato sobre la decoración de las flores delante de un trono, mande a callar a otra cuando suena el solo de flauta. Cuando dos minutos antes eran ellos los que estaban provocando ruido. A veces somos los propios cofrades los que maleducamos al público»

Hablando de reclamaciones cofrades, ¿veremos alguna vez las manos juntas en la Virgen de los Dolores?

«El debate en la hermandad no existe. Otra cosa es el debate tuitero, vivimos una época en la que acertadamente se busca recuperar el concepto original y eso afecta a la Virgen de los Dolores ya que en 1985 se decidió cambiar la disposición de las manos. Fuera de opiniones personales, no se puede considerar que la Virgen esté mutilada ni se usen términos tan graves. Se conservan esas manos y se guardan con el debido respeto como elemento de culto»

«Hay muchos debates que se llevan al extremo y se usan palabras muy gruesas. Cuando alguien se pasa de frenada; precisamente provoca lo contrario, que el debate se aplace y que los hermanos cierren filas en torno a su cofradía»

Con la imagen en la retina de la Virgen acompañada por el Liceo de Moguer, ¿tampoco hay debate en el acompañamiento musical de la Dolorosa?

«Es algo absolutamente cerrado y sellado. Hasta los años 90, las reglas contemplaban la posibilidad de que llevase acompañamiento de una banda de música. En un cambio de reglas eso se descartó por completo. El papel que la Virgen tiene en la ciudad es debido a que no lleva banda y eso lo tenemos clarísimo. Es quizás en las generaciones más mayores, que si vivieron esa posibilidad, quienes están más abiertos. Pero en los más jóvenes está claro el concepto de silencio en la cofradía»

Hablando de todos esos hermanos nuevos y jóvenes, ¿sois un refugio para aquellos que buscan una experiencia cofrade diferente?

«Posiblemente sí. Mucha veces me dicen que hacen falta en Málaga más cofradías de silencio como nosotros. Yo siempre digo que no va a haber nunca ni una segunda cofradía de silencio. La ciudad no puede mantener dos cofradías de silencio. Nosotros no pasamos dificultades, pero llegamos con las participaciones justas. Normalmente ha pasado lo contrario, cuando se han formado este tipo de hermandades han acabado cambiando su carisma para poder sobrevivir»

¿En qué proyectos trabaja ahora mismo los Dolores de cara al futuro?

«Tres. El más importante es el tema del espacio. Hemos crecido, en hermanos, pero sobre todo en vida. No tenemos espacio suficiente para nuestras actividades y estamos trabajando con muchas variables que nos permitan convertir la Casa Hermandad en un espacio adecuado. Los otros dos son patrimoniales: el palio de la Virgen, con el diseño encargado a Fernando Prini sin fecha límite, y la carroza del Corpus»

Manto de Ntra. Sra. de los Dolores | Arturo Higueras

En el tono personal, ¿cómo se presenta la Cuaresma?

«Muy intensa, aunque con la suerte de que San Juan y San Julián están bastante cerca. En el futuro ya estaremos más relajados cuando sean otras personas las que asuman estas responsabilidades»

¿Cómo es tu Semana Santa?

«Totalmente introvertida. La Hermandad se queda lista el Viernes de Dolores y la semana se queda bastante despejada. No tengo sillas ni espero tenerlas nunca, soy un apasionado de la calle. También de viajar alrededor de Andalucía. Me gusta disfrutar de todos los rincones y de la libertad de vivir la Semana Santa siguiendo los impulsos. Me gusta mucho ver la Semana Santa solo»

Si te tuvieras que quedar con un momento, ¿cuál sería?

«Sin contar mi Hermandad, la salida de los Dolores del Puente. Es el único momento al que no falto nunca. Me parece una hermandad que cubre un hueco en la ciudad que no lo hace ninguna otra y es importantísimo para la riqueza colectiva de Málaga»