Tomas Galiana: «El Sepulcro es una Hermandad de calle Carretería»

Tomás Galiana, Hermano Mayor del Sepulcro | Facilitada por Tomás Galiana

Continuamos el ciclo de entrevistas a diferentes personalidades del mundo cofrade en este cuarto domingo de Cuaresma. En esta ocasión hemos compartido un rato de charla con Tomás Galiana – Hermano Mayor del Sepulcro desde el pasado julio-, que vive su primera Cuaresma al frente de la cofradía oficial de la ciudad.

«Una Cuaresma bastante intensa y, a la vez, muy bonita porque ha entrado bastante gente joven a la Junta de Gobierno con ganas que propone ideas, proyectos y ofrecen una visión completamente nueva. Hemos conseguido alcanzar un equilibrio muy bueno entre veteranos y jóvenes. Se están haciendo cosas muy bonitas y vivamos estos días con muchísima ilusión»

El pasado Lunes de Pascua el Cabildo de Hermanos eligió el diseño de Fernando Prini para el nuevo manto de la Virgen de la Soledad, ¿cómo va su ejecución?

«Llevan ya unos meses trabajando en él en el taller de Felicitación Gaviero. Por el seguimiento que le hacemos desde la Hermandad, va muy bien. Nuestra intención es estrenarlo el Viernes Santo de la Semana Santa de 2026»

Proyecto de diseño del manto de la Virgen de la Soledad, obra de Fernando Prini | Hermandad del Sepulcro

¿Qué otros proyectos tiene la Hermandad?

«Se están realizando -y se estrenarán este año- dos estandartes para las pinturas del Señor, de Moreno Carbonero, y de la Virgen, de Pedro Sáenz. Son pinturas de principios del s.XX a las que le hemos acometido una restauración y se le han hecho unos nuevos bordados bajo diseño y ejecución de Antonio Moreno Serrano. En las barras de los estandartes han trabajado Juan Vega, Manolo Toledano y Emilio Méndez. Con esto buscamos seguir la línea artística que comenzamos con los ciriales del Santo Sepulcro. Tenemos claro que el resultado final será espectacular, no dejará indiferente a nadie.»

Proyectos de estandartes para las pinturas de Moreno Carbonero y Pedro Sáenz, obra de Antonio Moreno Serrano | Hermandad del Sepulcro

Después de varios años la Hermandad retoma el paso por Carretería y Tribuna de los Pobres, ¿el cortejo se encuentra más cómodo con este recorrido?

«Más que cómodos, creemos que el Sepulcro históricamente ha sido una Hermandad de Carretería. Cuando empiezan las obras en Carretería, decidimos que hasta que no terminaran no íbamos a volver a pasar por ahí. A esto se le suma el hecho de que no nos terminaba de convencer entrar por detrás de la Tribuna. La maniobra con el trono de la Virgen era bastante complicada. En definitiva, el Sepulcro se siente muy identificado con Carretería y, ahora que está reformada, sentimos que tenemos todos las circunstancias necesarias para volver»

«Con este cambio a Carretería volvemos a otro enclave histórico en la Hermandad. El eje de Tejón y Rodríguez con Méndez Núñez, lugar en el que estaba nuestro antiguo tinglao. Además, recuperamos la curva del Bar Jamón, otro punto histórico para el trono de la Virgen»

El cambio de recorrido no implica dejar de pasar por la zona de Calderería y Plaza Uncibay, que chocan drásticamente con la impronta de la Hermandad en la calle

«Evidentemente a la Hermandad no le gustaba las horas a las que se pasaba por Calderería con los bares abiertos, las mesas altas y todo lo que eso conllevaba. El recorrido de este año es una prueba. Llegaremos a Carretería sobre las nueve menos cinco y nos incorporaremos detrás de la Piedad, por lo que confiamos en que el paso por Calderería, al ser un par de horas antes, sea mejor que en los últimos años»

En los últimos años la Semana Santa está viviendo una constante evolución, ¿no le parece?

«Viendo de dónde venimos, indudablemente, la Semana Santa de Málaga está evolucionando a mejor en todos los aspectos. Por ejemplo, yo he vivido la época de los tinglaos. Cuando los mayores de la Hermandad te cuentan cómo era esa época, te das cuenta de cómo hemos evolucionado. Ahora la Casas Hermandades se llenan de gente -principalmente joven- y este ejemplo sirve para poner en perspectiva la evolución que hemos tenido y el magnífico momento en el que estamos. Si bien es verdad que noto que nos falta formación y conciencia, creo que la palabra cofrade va mucho más allá»

Al hilo de la falta de formación cofrade, ¿existe una tendencia a separar el aspecto católico de la Semana Santa?

«En nuestra Hermandad no lo veo así. Para nosotros va muy ligado, no tiene sentido una cosa sin la otra. El Viernes Santo es nuestra Estación de Penitencia con el Señor y con la Virgen y es nuestra manera de expresar la fe en Málaga. También creemos que es importante la vida en nuestra Iglesia del Císter y, por ello, hemos separado los cultos a nuestras imágenes que históricamente se habían realizado juntos. Con nuestro Director Espiritual, Miguel Ángel Gamero, llevamos realizando dos años las jornadas de Catequesis para la formación teológica básica y hemos estado muchísima gente de la Hermandad haciéndolas, no sólo directivos»

«Es verdad que ahora mismo parece haber una tendencia a priorizar otros aspectos antes que a las imágenes. Muchos cofrades van a ver procesiones según la banda que toque detrás del trono, cuando la música debe ser una parte del todo, pero no lo más importante»

El debate sobre la crítica en el mundo cofrade está a la orden del día, ¿considera que muchas veces esta es más destructiva que constructiva?

«La crítica que se hace sobre la Semana Santa en las redes sociales no es muy diferente a la que vemos en otros ámbitos de la vida. Al fin y al cabo, cuando una persona da una opinión o cuenta una experiencia, en la mayor parte de los casos es algo malo. A mí, siempre que sea constructiva, me gusta y creo que nos ayuda a mejorar. Dentro de las hermandades no se puede tener sólo a gente que diga sí a todo, tiene que haber personas que propongan, que discutan y que critiquen, pero siempre desde el lado constructivo y nunca con mala intención»

Pertenece a una nueva camada de Hermanos Mayores jóvenes que empiezan a incluir a jóvenes cofrades en sus Juntas de Gobierno

«La juventud cofrade me parece fundamental. Al fin y al cabo, son el presente y el futuro y uno de los grandes patrimonios que tienen las hermandades. Para mí fue una condición indispensable a la hora de presentarme: o voy para adelante con la gente joven o no voy. Además, creo que va más allá del testigo que tienen que coger, los jóvenes aportan aire fresco a la hermandad y nuevas perspectivas. En nuestro caso, colaboran en el día a día de la hermandad proponiendo ideas y actividades que van más allá de la Semana Santa, dándole una vida a la Casa Hermandad como punto de reunión, que es fundamental.»

«Tengo una confianza absoluta y delego muchísimo en ellos. Es fundamental saber hacerlo y, sobre todo, que la gente se sienta partícipe en el crecimiento y el desarrollo de la Hermandad, porque de no ser así la gente se termina yendo. Lo más importante que hay en la Hermandad son las personas, el patrimonio humano es el mayor tesoro que se puede tener»

No todas las hermandades tienen tan presente a los jóvenes, ¿cree que a veces no se les da el espacio y la responsabilidad que merecen?

«Yo te puedo hablar por el Sepulcro, porque es la única que sé cómo trabaja. En nuestra Hermandad los jóvenes tienen voz y voto. Tienen voz porque cualquier proyecto o idea que presenten es igualmente escuchada, sea quien sea la persona que la presente. Tienen voto porque un poco más de la mitad de la Junta de Gobierno son jóvenes. Tienen que participar en las decisiones de la Hermandad y aprender cómo funciona una Junta»

¿Cómo es la Semana Santa de Tomás Galiana?

«Para mí, como para todos los católicos, es una semana muy importante. Mi Semana Santa es muy tradicional y familiar, donde incluyo a amigos desde siempre. Intento trasladar a mis hijos lo mismo que hizo mi padre conmigo. Les enseño los tronos, se los explico e intento disfrutar siempre en familia»

Si tuviese que quedarse con un momento de la Semana Santa, ¿cuál sería?

«Yo tengo una parte muy sentimental con la Virgen de la Esperanza, porque me acuerdo mucho de mi padre. Fuera del Sepulcro, mi momento, sin duda, es encontrarme con la Esperanza»

Altar de culto por el 125 aniversario de la Hermandad | Pablo Merino